¡No más sopa!

Viernes, abril 1, 2016

¡No más sopa!

Saludos Cordiales,

Soñadoras, casaderas y bridezillas en general.

Ha sido gratificante poder acompañarlas en este viaje rumbo al día más importante de su vida, tratando de hacer la vida un poco más sencilla. ¿Saben? Así debe ser la vida, sencilla y divertida, porque cuando queremos complicarla haciéndola extravagante forzadamente, o cuando queremos hacerla al gusto de todo mundo, es ahí cuando todo se vuelve un error y la vida misma sabe insípida, fría y como la de todos los demás. ¡EXACTO!  ¡Como la sopa!

 

giphy (8)

 

Creo que tendría unos 15 años cuando la mamá de un buen amigo mío, me invitó a una boda -obviamente para hacerle compañía a mi amigo-. No éramos muy populares esa es la verdad, ya saben, robar tragos a escondidas con una buena propina al mesero desde el principio, bailar con alguna tía de la novia y si todo salía como debía, estar a las 3 de la mañana jugando Super Nintendo de regreso en casa un poco mareado y con el traje sudado de mi papá. El punto es, que cada que voy a una boda y me hacen sentarme en la mesa sin ganas de cenar recuerdo esa noche que fui con mi amigo y sirvieron sopa. Como en casi las 99.9999% de las bodas, yo, lo estaba haciendo reír y en algún momento no se pudo contener más y escupió la sopa cruzando velozmente por toda la mesa hasta donde se encontraba una bella pareja de novios, la cual a pesar de haber sido cubiertos por una horrible sopa como la que se sirve en el 99.9999% de las bodas, no se molestaron tanto. Creo que estaban muy enamorados y tomaron el altercado muy a la ligera, yo no culpo a mi amigo, ni a la pareja, ni siquiera mi gracia o a mi chiste, culpo a la horrible, terrible, malévola sopa.

 

giphy (10)

 

 

¿No me creen?

Cierren los ojos y piensen en esa noche mágica con la persona que más aman en el mundo. Piensen en la elegancia que no precisamente da el dinero, sino la clase; Piensen en la atmósfera, en la iluminación, en la música, en los sabores que más prefieran cocinándose a lo lejos en leña o en carbón, mezclado de especias y sazones personales, si de esos de los que más les deleitan que más les provocan.

En esa imagen, en ese pensamiento, en esa idea ¿Hay una sopa de brócoli fría, panecitos feos, cordero o pollo intentando tener un sabor increíble? (si la respuesta es sí, favor de pasar al siguiente post, creo que tu y yo no seremos muy buenos amigos).

 

 

¡Obvio no! Me encantaría saber quién fue el inteligente que dijo que la cena de una boda tendría que llevar: La maldita sopa, la maldita ensalada, el horrible cordero o hasta el pésimo horrible, dañado, sobrevalorado y mal preparado “ Le Cordon Bleu”.

Muchachas yo sé que pueden hacerlo mejor, nadie a nadie le gusta ese menú -es aburrido, retro y jamás queda bien, jamás se ve divertido ni sofisticado- Es decir: No le den gusto a las amigas envidiosas de que la cena no esté padre, en el mejor día de su vida.

Problema número 1: “Le Money”

 

giphy (12)

 

No veo cual es el problema si estás sirviendo platos horribles de tres tiempos helados a más de 300 personas, porque venía con el paquete del lugar.

 

Problema dos: “Le Fianceé”

A menos que tu novio sea un chef, ( si pueden cásense con un chef, son gorditos y hacen de comer, no le pidan más a la vida que eso) si lo llevas a probar los menús y banquetes créanme, tenemos un super poder llamado “Autozombie” con el cuál simplemente no nos meteremos en problemas con la comida de los 3 tiempos. Esa parte del cerebro está ocupada por: “¿Estará bien que mi madre quiera el doble de boletos para gente que no conozco?” “ Antes de ir a la fiesta seguro comeré taquitos” “Que coman lo que quieran por $400 el plato está en presupuesto”.

Es un problema en el que el novio no se va a querer meter y te dirá: Está delicioso…

 

 

¡Pero! No todo está perdido; la comida es tan importante en el amor, como la música, los viajes, la diversión. Pongan esa parte de ustedes en esa noche, es más trabajo: Sí como las cosas increíbles en la vida.

Busca a tu chef favorito ó si tienes a la tía que solo ella sabe como hacer esa comida, ponla a trabajar ¿Y sabes qué es lo mejor de todo?

Que esa cena, esa comida, estará hecha con amor y le dará la vibra necesaria para estar a la altura de tu festejo.

Piensa en algo que al llegar de invitada a una boda te gustaría probar, como si llegaras a casa de los novios y te recibieran con su toque especial, haciendo feliz a tu pancita lista para seguir con la noche.

 

 

Cásate de blanco, de negro, de azul, invita a 1000 o a 10, pero por favor: ¡NO MÁS SOPA!

 

P.D: Solo si tienes una máquina del tiempo y te casas en los 90´s el Cordon Bleu esta excelente.

EL Amigo del novio.

No Comments Yet.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: